Apicultores de Las Segovias mejoran la producción de miel

Los apicultores de Las Segovias se han visto perjudicados por los efectos del cambio climático en el país. La inestabilidad en los procesos de floración ha generado una reducción considerable en la producción, poblaciones de abejas e ingresos económicos de las familias.

La implementación de medidas, prácticas y tecnologías de adaptación ante los efectos del cambio climático por parte de los apicultores en comunidades rurales empobrecidas de Estelí, Madriz y Nueva Segovia, está permitiendo mejorar los índices de producción y productividad de miel y otros subproductos apícolas, junto con el desarrollo y dinámica económica de dichas familias.

El rubro apícola tiene potencial para contribuir a la reducción de la pobreza y es muy importante por los beneficios que genera al ambiente, como la polinización que dinamiza las poblaciones en los ecosistemas y por las buenas prácticas ambientalmente sostenibles como la reducción de las quemas, el aumento y diversificación de la cobertura forestal

Con la financiación más de 130 mil euros del Gobierno de La Rioja, “se aumentará la producción apícola, los productos se podrán diversificar, darles valor agregado y mejorar la comercialización”, explicó Nestor López, coordinador de proyectos de Amigos de la Tierra España.

Actualmente, los rendimientos productivos en la zona representan 12 kilogramos por colmena al año, mientras que en el occidente se tienen rendimientos mayores de 25 kilogramos.

“Estos rendimientos, si bien son bajos con respecto a otras zonas del país, se han duplicado en los últimos dos años debido a mejores prácticas sanitarias, mejoramiento genético, buenas prácticas de alimentación de colmenas, buenas prácticas ambientales, gracias al Gobierno de La Rioja”, detalló López.

 

Escuelas de Campo para enfrentar el cambio climático

La Escuela de Campo Apícola (ECA) es otra de las acciones que impulsa el Instituto de Promoción Humana – Somoto (INPRHU- Somoto) y Amigos de la Tierra España, para apoyar a los apicultores segovianos ante la vulnerabilidad de las familias y las comunidades frente al cambio climático.

“Hasta la fecha se han impartido 5 encuentros (de 10), donde se abordaron temas como la evaluación general de los apiarios, crianza de abejas reinas, multiplicación y división de colmenas. Los apiarios de los apicultores se han convertido en los centros de enseñanza”, explicó Renaldy Morales, Coordinador de Programas del INPRHU-Somoto.

Los cambios no se han hecho esperar, el aprendizaje es notorio en el nuevo manejo de las colmenas, “hemos brindado seguimiento técnico en el manejo de sus apiarios, enfermedades, alimentación artificial, captura de enjambre, multiplicación de colmenas y cosecha de miel”, manifestó Morales.

Son 30 apicultoras/es las/os alumnas/os activos en la ECA, originarios de 12 municipios de Las Segovias, de los cuales el 60% son mujeres. Estos mismos alumnos han formado a más de 150 productores de 50 comunidades en el corredor seco.

“Al cerrar el proyecto queremos que los apicultores implementen buenas prácticas en sus colmenas y el medio ambiente, aumentar en un 20% la producción de miel de abejas, incluir a más mujeres y jóvenes, e incrementar los ingresos en al menos un 20%”, finalizó López.

El apoyo y acompañamiento al sector apícola se extenderá hasta finales del 2018.

 

Anuncios

Realizan encuentro entre apicultores del occidente y norte de Nicaragua

Imagen1.png

Nota: al pulsar la imagen aparece un vídeo del encuentro.

Unos 30 productores de miel de Chinandega, León, Madriz y Nueva Segovia, se reunieron en Somoto (Madriz) para intercambiar experiencia sobre técnicas de producción, manejo, promoción y comercialización.

“Estamos promoviendo este encuentro entre apicultores para que compartan experiencias, conocimientos y estrategias que cada cooperativa está implementando para mejorar la producción de miel”, dijo Sayda Aguilar de la Fundación Ecología y Desarrollo (ECODES).

La reunión tuvo lugar en la Cooperativa Multisectorial Jóvenes Emprendedores Rurales de Madriz (CONJERUMA), la que aglutina a unos 200 cooperados y tiene mucha experiencia en la producción, procesamiento, derivados y comercialización de la miel.

En la comunidad Potosí, El Viejo, Chinandega, vive Félix Navas Blanco, quien tiene 4 años de trabajar como apicultor agrupado en la Cooperativa de Apicultores del Pacifico. A pesar que ahora cuenta con 170 colmenas (comenzó con 30) cosechó menos, debido a las afectaciones del cambio climático en la zona.

En el último ciclo productivo logró producir 6 barriles, lo que generó una venta de U$5,400 (unos C$164,700 aproximadamente); su meta eran 12 barriles.

“Queremos que todos los apicultores de occidente aprendan sobre temas como la comercialización, valor agregado, promoción, nutrición apícola, manejo de plagas, aumento en la producción, prevención de enfermedades”, explicó Aguilar

La torta proteica (una masa hecha a base de maíz, soya, sorgo, azúcar y miel) fue lo más interesante para los productores de occidente, quienes tuvieron la oportunidad de aprender a elaborarla. La mayoría usa jarabe (agua con azúcar) para alimentarlas artificialmente.

“La torta se coloca en porciones de media libra en cada colmena, con ello garantizas la nutrición de las abejas cuando estas no pueden salir a buscar alimento por las lluvias o hay poca floración”, explicó Renaldy Morales del Instituto de Promoción Humana (INPRHU) – Somoto.

Los apicultores están siendo beneficiados por Amigos de la Tierra, ECODES, Fundación LIDER y el INPRHU- Somoto, con fondos de la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo (AECID), el Gobierno de la Rioja y la Unión Europea.

La apicultura contribuye a conservar el medio ambiente en México

Hoy se ha publicado en el diario El País un interesante artículo titulado “Cuetzalan, la dulce vida de la abeja de los mayas”. La apicultura está permitiendo desarrollar un modelo de negocio sostenible, a la vez que recuperar la abeja melipona (variedad local, sin aguijón) que se encontraba en peligro por la deforestación, fumigaciones…. Es una variedad más pequeña y menos agresiva que sus parientes africanas y europeas.

Al igual que en Nicaragua la apicultura está sirviendo para mejorar la vida de las comunidades locales. Desde que los diferentes apicultores se han ido agrupando el litro de miel ha pasado de 2 a 15 dólares, llegándose a producciones cercanas a 6000 litros.

DSC02886.JPG

En estos momentos, se ha profesionalizado completamente la recolección de la cosecha, para que sea lo más higiénica posible. Además de miel, cera, propóleos y polen, se esta fabricando champú, cremas y cosméticos.

Como se puede ver en este artículo y en nuestro proyecto, la apicultura puede contribuir a la mejora de las comunidades y del medio ambiente. Esperamos seguir trabajando en Nicaragua para contribuir a su desarrollo económico, medioambiental y social.

Enlace:

Cuetzalan, la dulce vida de la abeja de los mayas

https://elpais.com/internacional/2017/08/18/la_serpiente_emplumada/1503084551_100352.html?id_externo_rsoc=TW_CC

 

 

 

Apicultura y cambio climático en el Corredor Seco de Las Segovias

 

El proyecto “Apicultura y cambio climático en el Corredor Seco de Las Segovias” está desarrollado por Amigos de la Tierra La Rioja e INPRHU (organización nicaragüense), cuenta con la co-financiación del Gobierno de La Rioja y del Ayuntamiento de Navarrete  pretende reforzar capacidades de 150 jóvenes apicultores/as (39 mujeres) de 4 municipios del Departamento de Madriz (zona seca de Nicaragua) organizados en la Cooperativa COMJERUMA.

La apicultura se ha desarrollado como actividad económica vinculada a zonas secas y pequeños productores y su comportamiento ha demostrado ser una de las actividades más rentables y una buena estrategia para la diversificación de las fuentes de ingresos de los pequeños productores afectados por un contexto desfavorable y negativo, como el que nos encontramos en Las Segovias (zona norte de Nicaragua). INPRHU, organización de la sociedad civil de referencia en la zona norte, identificó este potencial desaprovechado en el sector apícola e inició en el 2003 la promoción de esta actividad con jóvenes en riesgo de exclusión social, con el objetivo de crear alternativas económicas viables que convierta a estos jóvenes en protagonistas del desarrollo de sus comunidades y reduzca los altos niveles de emigración en las zonas rurales de la zona norte de Nicaragua. Así, logra conformar la Cooperativa COMJERUMA, beneficiaria directa del proyecto, que registra avances en la producción y la transformación de los productos de la miel.

Nicaragua es uno de los países con mayor vulnerabilidad ante los efectos del cambio climático a nivel mundial, lo que ya ha significado cambios en los patrones pluviales generando más sequías, inundaciones y otros eventos climáticos. El proyecto se desarrolla en la región más seca de Nicaragua (Las Segovias) en 4 municipios del Departamento de Madriz. La apicultura se ha ido consolidando en las zonas secas del país, pero ha sufrido un retroceso productivo en los últimos años como consecuencia del cambio climático y la mayor incidencia del fenómeno del Niño, que ha acentuado los periodos de sequía. Las condiciones meteorológicas tienen gran influencia en la cadena de valor de la apicultura, afectando tanto a la cantidad como a la calidad de la producción.

Ante esta problemática, se abordarán los problemas relacionados con los bajos rendimientos, poco valor agregado y dificultades en la comercialización, pero también prestará atención a brindar conocimientos e información útil a los apicultores para que logren mejorar su adaptación al cambio climático en el Corredor seco de Nicaragua.

El proyecto tendrá una duración de 12 meses y su objetivo específico es “Fortalecidas las capacidades productivas, comerciales, organizativas e innovación de 150 apicultores organizados y 30 jóvenes de alto riesgo social aplicando enfoques de sostenibilidad, adaptación al cambio climático y de igualdad de género en las zonas rurales vulnerables ante la sequía en 4 municipios de Las Segovias – Nicaragua” que se alcanzará con tres resultados esperados:

RE1. Mejorados los niveles de productividad y resiliencia ante al cambio climático de la apicultura impulsando la innovación, las buenas prácticas productivas y mejorando el control y acceso de recursos de las mujeres; se realizarán estudios que brinden información útil para la adaptación al cambio climático en la apicultura, dando propuestas específicas para las mujeres, de la zona vulnerable ante sequía de Las Segovias. En base a los resultados de la investigación, se crearán capacidades locales para la formación en apicultura y cambio climático, y se desarrollará 1 Escuela técnica de Campo (ECAs) para formar a 30 líderes y jóvenes en riesgo social (30% mujeres) integrantes de la cooperativa apícola. La formación se enfocará en la promoción de medidas que deben adoptar en su rubro productivo para reducir los riesgos y vulnerabilidad ante los efectos del cambio climático en las zonas secas. Los/as apicultores/as formados/as conducirán las inversiones previstas que permitirán mejorar sus niveles de producción. Finalmente, más de 200 personas desarrollarán buenas prácticas ambientales para protección y uso eficiente del agua en 10 comunidades de 4 municipios.

RE2. Mejorado el valor agregado y la comercialización de los subproductos de la miel favoreciendo la igualdad de género en el acceso y control de los procesos de innovación en la transformación y diversificación de la producción; Se promoverá la implementación de prácticas de eco-eficiencia en la planta de procesamiento de la miel de la Cooperativa para reducir su impacto ambiental en un 25% (reducción de uso de energía, agua o uso de materiales). Por otro lado, se brindará apoyo para que 3 nuevos productos con valor agregado sean creados y transformados en la planta ecoeficiente. Finalmente, se creará 1 nuevo puntos de venta (Tienda Apícola) que ofrezca productos producidos por la cooperativa apícola en Las Segovias.

RE3. Fortalecida la gestión económica, empresarial y organizativa de los apicultores cooperados contribuyendo con la reducción de desigualdades de género; se dirigirán esfuerzos de manera permanente para reforzar las capacidades de la cooperativa apícola. Se construirá un Índice de Sostenibilidad Institucional para la cooperativa, que integre criterios de igualdad de género y adaptación al cambio climático. Se logrará que la cooperativa cumpla con las obligaciones legales y fiscales establecidas por el estado que les permita desarrollar su actividad económica sin obstáculos.