Apicultores Segovianos elaborarán productos a base de miel y cera

2

Una veintena de apicultores de Las Segovias han sido formados para procesar la cera en nuevos productos que necesitan los productores y elaborar subproductos a base de miel para el consumo local o nacional, lo que permitirá incrementar sus ingresos que han sido reducidos por los efectos del cambio climático.

Las apicultoras y apicultores formados, provienen de los municipios del corredor seco como Cusmapa, Las Sabanas, San Lucas, Somoto y Telpaneca de Madriz; San Juan del Rio Coco, Santa María y Dipilto de Nueva Segovia; y Pueblo Nuevo y Limay de Estelí.

Ha sido a través de la Escuela de Campo de Apicultura (ECA) que el Instituto de Promoción Humana Somoto (INPRHU-Somoto) y Amigos de la Tierra La Rioja ha logrado capacitar al sector apícola segoviano en temas que permitan mejorar el valor agregado de la producción de miel, pues hasta ahora solo pensaban en producir y comercializar la miel.

Durante los últimos 3 meses, la ECA se ha desarrollado en el Centro de Acopio y Procesamiento Las Lomas de la Cooperativa CONJERUMA, permitiendo que los apicultores se familiaricen con las plantas procesadoras, equipamiento y vestimenta para la producción, normas de higiene y seguridad, entre otras.

En el procesamiento de la cera, han podido aprender sobre los equipos para fundir cera, diferencias en los tipos de ceras, elaboración de láminas, candelas y veladoras. Asimismo, han elaborado subproductos a base de miel como la miel con polen, miel propólizada, miel cremada, miel con panal, capsula de polen y goma de confites.

Replicando el conocimiento

Aunque los apicultores en formación provienen de comunidades empobrecidas y vulnerables al cambio climático, esto no ha limitado la transferencia de conocimientos a otros productores de miel que no han podido entrar a la ECA.

foto2Elaboración de láminas estampadas utilizando rodos.

“Lo que aprenden no se queda en los apicultores, ellos realizan réplicas (charlas con otros productores) en sus comunidades de los contenidos desarrollados en la escuela de campo”, aseguró Juan Alberto Pérez, técnico de INPRHU-Somoto.

Y es que el proyecto “Apicultura y cambio climático en el Corredor Seco de Las Segovias, Nicaragua”, busca como garantizar que el rubro apícola crezca sosteniblemente en productividad, producción, diversificación y comercialización.

Incremento de colmenas

Incrementar el número de colmenas es algo con lo que sueñan los apicultores actualmente, independientemente si tienen 5, 30 o más colmenas. La cantidad de colmenas en su apiario le determinará el volumen de producción y el margen de ganancia en cada ciclo productivo.

Con fondos provenientes del Gobierno de La Rioja, se han garantizado equipos y materiales a las cooperativas y asociaciones apícolas para realizar la crianza de reina y de esta manera mejorar las colmenas de los apiarios.

La cooperativa CONJERUMA ha comercializado más de 150 abejas reina a diferentes productores que han decidido cambiarla en sus colmenas. Algunos, ya piensan en utilizar doble reina.

Si bien la apicultura está creciendo en Estelí, Madriz y Nueva Segovia, con un repunte en la juventud, los apicultores ven un gran potencial para reducir la pobreza. Además, de los beneficios que genera al medio ambiente como la polinización que dinamiza las poblaciones en los ecosistemas.

Apicultores reforestan fuentes de agua en Las Segovias

IMG_20180427_084020
20 fuentes de agua fueron reforestadas por apicultores con 885 especies forestales y 400 especies frutales, con financiación del Gobierno de La Rioja.

Más de 1,200 plantas, entre forestales y frutales, fueron sembradas por apicultores de Estelí, Madriz y Nueva Segovia, con el objetivo de conservar más de 20 fuentes de agua cercana a los apiarios, ubicadas en la Cuenca Hidrográfica Río Coco (No.45).

Entre las especies forestales (885) utilizadas en la reforestación fueron madero negro (Gliricidia sepium), laurel negro (Cordia alliodora), caoba (Swietenia humilis), pochote (Bombacopsis quinata), guaba (Inga densiflora), ojoche (Brosimum alicastrum), ceiba (Ceiba pentandra), macuelizo (Tabebuia rosea), genízaro (Pithecellobium saman), cortez (Tabebuia chrysantha). Y las frutales (400) fueron aguacate (Persea americana), mango (Mangifera indica), naranja (Citrus sinensis), limón (Citrus aurantium).

Para poder reforestar zonas de recarga hídrica es preciso seleccionar las especies más convenientes, tomando en cuenta que no boten las hojas (perennifolias), sean nativas de la zona, retengan humedad en sus raíces, producir alimentos o de utilidad para las comunidades, los animales silvestres, a otras plantas, insectos y todo organismo que vive en el área de recarga.

IMG_20180427_102130
886 prendones con alto potencial nectapolinifiero fueron sembrados como cerca viva para los apiarios.

Con el proyecto “Apicultura y Adaptación al cambio climático en el corredor seco de las Segovias”, financiado por el Gobierno de La Rioja, la reforestación ha sido clave para iniciar una serie de acciones de protección de las fuentes de agua y plantación de árboles cerca de los apiarios para garantizar una buena floración para las abejas, lo que se traducirá en buenos rendimientos.

La sequía es uno de los factores que más afectan los procesos de floración en el corredor seco, por lo que entre mayor es el área con probabilidad alta de sequía, mayores son las necesidades de trashumancia de los apicultores que aumentan los costos de producción.

“Hemos apoyado a los apicultores con el establecimiento de 7 viveros comunitarios, facilitándole las bolsas para vivero, semillas, abono orgánico y herramientas. Estos viveros se encuentran en crecimiento en las comunidades de Telpaneca, San Juan del Río Coco, Cusmapa, Santa María, Dipilto y San Lucas.

Los viveros disponen de plantas adaptadas a la zona y con excelente floración (neptapoliníferas) como caoba, cedro, marango, girasol, madero negro y café.

“Otra de las prácticas ambientales que hemos realizado es la siembra de 886 prendones con alto potencial nectapolinifiero, como cerca viva para los apiarios. Las especies que usamos fueron el tigüilote (C. dentata), jiñocuabo (Bursera simarouba), jocote (Spondias purpurea), entre otras. Beneficiando a 15 apicultores de los municipios de Somoto, San Lucas, Las Sabanas, Cusmapa y Telpaneca”, detalló Morales.

Amigos de la Tierra e INPRHU Somoto tienen como meta en esta segunda fase la adaptación al cambio climático y aumentar la producción apícola, a través de la implementación de buenas prácticas productivas y ambientales, innovación y gestión del conocimiento.

En una primera fase, el proyecto estableció más de 20,000 plantas durante el 2017, por lo que este proceso es la continuidad para el mejoramiento de la cobertura forestal con una inversión que supera los 1,690 euros.

Apicultores de Las Segovias mejoran la producción de miel

Los apicultores de Las Segovias se han visto perjudicados por los efectos del cambio climático en el país. La inestabilidad en los procesos de floración ha generado una reducción considerable en la producción, poblaciones de abejas e ingresos económicos de las familias.

La implementación de medidas, prácticas y tecnologías de adaptación ante los efectos del cambio climático por parte de los apicultores en comunidades rurales empobrecidas de Estelí, Madriz y Nueva Segovia, está permitiendo mejorar los índices de producción y productividad de miel y otros subproductos apícolas, junto con el desarrollo y dinámica económica de dichas familias.

El rubro apícola tiene potencial para contribuir a la reducción de la pobreza y es muy importante por los beneficios que genera al ambiente, como la polinización que dinamiza las poblaciones en los ecosistemas y por las buenas prácticas ambientalmente sostenibles como la reducción de las quemas, el aumento y diversificación de la cobertura forestal

Con la financiación más de 130 mil euros del Gobierno de La Rioja, “se aumentará la producción apícola, los productos se podrán diversificar, darles valor agregado y mejorar la comercialización”, explicó Nestor López, coordinador de proyectos de Amigos de la Tierra España.

Actualmente, los rendimientos productivos en la zona representan 12 kilogramos por colmena al año, mientras que en el occidente se tienen rendimientos mayores de 25 kilogramos.

“Estos rendimientos, si bien son bajos con respecto a otras zonas del país, se han duplicado en los últimos dos años debido a mejores prácticas sanitarias, mejoramiento genético, buenas prácticas de alimentación de colmenas, buenas prácticas ambientales, gracias al Gobierno de La Rioja”, detalló López.

 

Escuelas de Campo para enfrentar el cambio climático

La Escuela de Campo Apícola (ECA) es otra de las acciones que impulsa el Instituto de Promoción Humana – Somoto (INPRHU- Somoto) y Amigos de la Tierra España, para apoyar a los apicultores segovianos ante la vulnerabilidad de las familias y las comunidades frente al cambio climático.

“Hasta la fecha se han impartido 5 encuentros (de 10), donde se abordaron temas como la evaluación general de los apiarios, crianza de abejas reinas, multiplicación y división de colmenas. Los apiarios de los apicultores se han convertido en los centros de enseñanza”, explicó Renaldy Morales, Coordinador de Programas del INPRHU-Somoto.

Los cambios no se han hecho esperar, el aprendizaje es notorio en el nuevo manejo de las colmenas, “hemos brindado seguimiento técnico en el manejo de sus apiarios, enfermedades, alimentación artificial, captura de enjambre, multiplicación de colmenas y cosecha de miel”, manifestó Morales.

Son 30 apicultoras/es las/os alumnas/os activos en la ECA, originarios de 12 municipios de Las Segovias, de los cuales el 60% son mujeres. Estos mismos alumnos han formado a más de 150 productores de 50 comunidades en el corredor seco.

“Al cerrar el proyecto queremos que los apicultores implementen buenas prácticas en sus colmenas y el medio ambiente, aumentar en un 20% la producción de miel de abejas, incluir a más mujeres y jóvenes, e incrementar los ingresos en al menos un 20%”, finalizó López.

El apoyo y acompañamiento al sector apícola se extenderá hasta finales del 2018.

 

Realizan encuentro entre apicultores del occidente y norte de Nicaragua

Imagen1.png

Nota: al pulsar la imagen aparece un vídeo del encuentro.

Unos 30 productores de miel de Chinandega, León, Madriz y Nueva Segovia, se reunieron en Somoto (Madriz) para intercambiar experiencia sobre técnicas de producción, manejo, promoción y comercialización.

“Estamos promoviendo este encuentro entre apicultores para que compartan experiencias, conocimientos y estrategias que cada cooperativa está implementando para mejorar la producción de miel”, dijo Sayda Aguilar de la Fundación Ecología y Desarrollo (ECODES).

La reunión tuvo lugar en la Cooperativa Multisectorial Jóvenes Emprendedores Rurales de Madriz (CONJERUMA), la que aglutina a unos 200 cooperados y tiene mucha experiencia en la producción, procesamiento, derivados y comercialización de la miel.

En la comunidad Potosí, El Viejo, Chinandega, vive Félix Navas Blanco, quien tiene 4 años de trabajar como apicultor agrupado en la Cooperativa de Apicultores del Pacifico. A pesar que ahora cuenta con 170 colmenas (comenzó con 30) cosechó menos, debido a las afectaciones del cambio climático en la zona.

En el último ciclo productivo logró producir 6 barriles, lo que generó una venta de U$5,400 (unos C$164,700 aproximadamente); su meta eran 12 barriles.

“Queremos que todos los apicultores de occidente aprendan sobre temas como la comercialización, valor agregado, promoción, nutrición apícola, manejo de plagas, aumento en la producción, prevención de enfermedades”, explicó Aguilar

La torta proteica (una masa hecha a base de maíz, soya, sorgo, azúcar y miel) fue lo más interesante para los productores de occidente, quienes tuvieron la oportunidad de aprender a elaborarla. La mayoría usa jarabe (agua con azúcar) para alimentarlas artificialmente.

“La torta se coloca en porciones de media libra en cada colmena, con ello garantizas la nutrición de las abejas cuando estas no pueden salir a buscar alimento por las lluvias o hay poca floración”, explicó Renaldy Morales del Instituto de Promoción Humana (INPRHU) – Somoto.

Los apicultores están siendo beneficiados por Amigos de la Tierra, ECODES, Fundación LIDER y el INPRHU- Somoto, con fondos de la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo (AECID), el Gobierno de la Rioja y la Unión Europea.